Para Bien o Para Mal - Opinión

Aún hoy en el siglo XXI hay personas que no logran entender las sociedades como un conjunto complejo de interacciones entre individuos donde todos dependemos de todos, todos somos un producto social, y al mismo tiempo, en mayor o menor medida, directa o indirectamente, todos somos constructores de sociedad, constructores de individuos, todos hacemos parte de la vida de los demás, nuestras vidas están interconectadas, es decir, ayudamos a los demás a ser quienes son, para bien o para mal, he ahí la importancia el término responsabilidad social.

Aún es común encontrar gente que piensa que la solución de los problemas es la pena de muerte, que los pobres son pobres porque no les gusta trabajar o porque no les gusta estudiar, al igual que es común encontrar personas con algún grado de éxito, alardeando del gran esfuerzo y el mérito que tienen todos sus logros, el cual no hay que desconocer, pero tampoco hay caer en la trampa de la autosuficiencia y la omnipotencia que nos venden algunos movimientos de crecimiento personal, religiosos y/o empresariales.

A lo que voy con esto, es que el éxito o fracaso de un individuo es resultado básicamente de dos componentes, en primer lugar; su entorno social y, en segundo lugar; sus esfuerzos individuales en combinación con sus talentos, a nivel personal, creo que ambos son igual de importantes. Del mismo modo ocurre con el conocimiento, que es un proceso acumulativo y complejo con elementos tácitos que se van haciendo cada vez más comunes entre los miembros de la sociedad a medida que va pasando el tiempo, todos le debemos algo a los demás y sobre todo a los que estuvieron antes que nosotros, para bien o para mal.

Sin ir tan lejos, un ejemplo claro de lo anterior podría ser la evolución histórica que ha tenido nuestro movimiento Hip-Hop en Latinoamérica. Donde hemos visto cómo desde finales de los 70’s y comienzos de los 80’s han pasado varias generaciones de artistas y personas que han puesto su granito de arena, han abierto puertas, han intentado, han creído, han soñado, se han caído, se han levantado y han trabajado duro para que hoy, en el año 2020 podamos ver no una, sino varias personas viviendo de su música, de sus rimas, de sus piezas artísticas y en general de todo tipo de emprendimientos relacionados con nuestro movimiento. En este punto, es normal que los artistas nuevos que han hecho las cosas bien, que han sabido sacarle jugo a su talento y han tomado buenas decisiones estén arriba, rompiéndola como se lo merecen. Sin embargo, a ellos y a los que queden por venir, les quiero recordar que tal como vimos anteriormente, su éxito no solo se lo deben a su talento y a su disciplina, detrás de su éxito, tal como vimos, estamos todos los que hemos aportado nuestro granito de arena para que se dieran las condiciones necesarias y su trabajo diera frutos, no olviden ser respetuosos con la gente, con aquellos que los apoyan, con el trabajo de los demás artistas independientemente de si les gusta su trabajo o no, no olviden el respeto a los mayores o a los más antiguos en este movimiento, a los que también lo intentaron pero que por la razón que sea, tuvieron que alejarse de sus sueños artísticos para poder desarrollarse en otros campos y así como yo, para bien o para mal, hoy son más seguidores que artistas.

Paz y respeto.

JAMP
MC y Máster en Economía