Rock al Parque: La plataforma para la No discriminación

El pasado fin de semana mientras unos estaban paseando otros estábamos en el festival de rock más grande en Latinoamérica, un orgullo colombiano que solo en esta oportunidad logró la asistencia de 240 mil espectadores.

Por. Katherin Corredor N.
Fotografía por: Stevan Aponte

 

#‎RockAlParque2016 70

Después de esta versión número 22 de Rock al Parque es momento para resaltar el artículo número 13 de la Constitución Política de Colombia –la cual muchos desconocen- que expresa: “Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica”.

Dicho lo anterior quisiera preguntar ¿Cuántas veces se han sentido discriminados por su gusto musical o por pertenecer a alguna tribu urbana? Rock al Parque hace parte de la serie de Festivales al Parque que son organizados por la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deportes - IDARTES. Es un festival que se ha ganado el respeto y admiración de su público, de otros eventos y organizaciones a nivel mundial, pero al que lamentablemente muchos ciudadanos no le han otorgado el valor que se merece, bien sea porque no hacen parte de la cultura rock o porque lo ven como un espacio de destrucción y no de construcción de escena.

Estoy segura que muchos rockeros, aficionados o amantes a la cultura esperan año tras año esos tres días para ir a gozar de su música, comprar artículos de colección, disfrutar y pasar el tiempo. Espacios como estos son los que la ciudadanía debería empezar a respetar y a mirar con otros ojos, basados en la no discriminación -sea cual sea la razón- que argumenta el Estado Colombiano en su Carta Magna, aunque cueste sacar colectivamente de nuestros genes el poder de criticar y sentirnos superiores por parecer “normales” ante el que se ve "diferente".

#‎RockAlParque2016 25

Las pintas, los peinados, tatuajes y piercing, ya pasaron de ser solo característica de las tribus urbanas a hacer parte de la industria en donde hay oportunidad para músicos o artistas independientes que quieren construir cultura entorno a su género musical. Los rockeros, raperos, rastas, hippies y demás, son  ciudadanos con deberes y derechos; son aquellos que han dejado claro en muchas ocasiones que no importa su gusto musical y mucho menos su manera de vestir si en realidad siguen aportando en la construcción de comunidad.

La invitación a la ciudadania en general es a que no juzguemos sin conocer la historia y los procesos sociales que adelantan muchos de estos movimientos. Con el simple apoyo de los bogotanos estos festivales pueden ser aún más grandes y por fin lograr ser el orgullo capitalino para que de esta forma se sigan promoviendo estas expresiones culturales que le dan tanta identidad a Bogotá.

#‎RockAlParque2016 36

Comentarios

comments