¿Verificas la higiene de todo lo que comes? Cuidado con los micro enemigos

Micro enemigos al acecho: NEMATODOS

 En una ciudad donde el ritmo de vida cada día aumenta y la calidad de esta disminuye, nos vemos inmersos en las dinámicas y ocupaciones diarias por sobrevivir. Dentro de nuestra rutina, muchas veces no poseemos el tiempo, los recursos o la disposición para transportar a nuestros lugares de estudio o trabajo, la alimentación preparada  en casa. Esto repercute directamente en la salud, debido a que la acumulación de estrés y la irregularidad en el régimen alimenticio comienzan a mostrar evidencias, provocando distintas afecciones en el organismo, síntomas, malestares y demás.

Ahora bien, si no llevamos con nosotros “el mecato”, a muchos nos apetece la idea de comer en determinado momento del día un emparedado de cerdo, pollo o cordero,  unas empanadas bien crocantes, un pastel de yuca, una papa rellena, dos mil de Chunchullo, una picada o cualquier tipo de alimentos comercializados en la calle. El problema radica en la higiene de las condiciones de preparación, almacenamiento y refrigeración de este tipo de alimentos o sus ingredientes, pues la exposición a agentes contaminantes es alta, así como la susceptibilidad a contraer o albergar patógenos como hongos, virus y bacterias. De igual manera, ingerir alimentos o preparaciones de las cuales desconocemos su manejo y  procedencia o la de sus ingredientes implica un riesgo potencial, debido a que pueden contener quistes o larvas de distintos parásitos en estado de latencia, los cuales al ingresar al organismo encuentran las condiciones y medios favorables para su desarrollo, teniendo como resultado una proliferación descontrolada de estos y causando distintos daños al organismo, entre los cuales se puede encontrar la muerte.

Una clase de organismos cuyas especies parasitas generan complicaciones en la salud humana, corresponde a los Nematodos, También llamados gusanos redondos, son organismos de forma cilíndrica, con los extremos finos, cuya longitud en estadio adulto puede alcanzar de menos de un milímetro a más de 25 cm. El cuerpo está cubierto de una cutícula o cubierta elástica pero bastante dura, que puede llevar espículas, garfios u otras estructuras externas. No muestran  el cuerpo dividido en segmentos, poseen un sistema digestivo completo, así como órganos reproductores y sistemas nerviosos, pero no tienen un sistema circulatorio verdadero ni órganos excretores especializados.

Estos gusanos se encuentran en todos los ambientes; algunos de vida libre (marinos y dulceacuícolas) o de ambientes húmedos terrestres (viven en la película de agua que rodea los granos de arena), o parásitos tanto de plantas como de animales. De manera que se suelen dividir en gastrointestinales, pulmonares y cutáneos en función de los órganos predilectos, es decir, en donde se establecen definitivamente los adultos, se reproducen y se les encuentra habitualmente.

La mayoría de los nematodos tienen ciclos vitales directos (fig. 1) dentro del hospedador final, las hembras producen miles de huevos que se excretan al exterior con los excrementos y contaminan pastos, flujos de agua, jardines, etc. En condiciones favorables de temperatura y humedad, en los huevos se desarrollan a larvas del primer estadio que salen del huevo a las pocas horas. En condiciones no favorables, el desarrollo dura más o los huevos se pueden enquistar (quedar a la espera de condiciones de desarrollo). También bajo ciertas condiciones como sequedad o frío intenso las larvas cuaternarias de algunas especies pueden interrumpir su desarrollo dentro del huésped durante un tiempo que puede durar meses.

Figura 1
Figura 1: Ciclo vital directo en áscaris

Por su parte, algunos nematodos como Thelazia , Onchocerca, tienen ciclos indirectos que requieren pasar por hospedadores intermediarios específicos. (Fig. 2), permitiendo apreciar la complejidad de factores que permiten el éxito y la proliferación de estas especies parásitas.

Así pues, para citar un ejemplo nos remitimos a la frase de muchas madres y abuelas: "por andar descalzo se va a llenar de lombrices", donde probablemente se refieren a casos en los que nematodos muy pequeños presentes en el suelo pueden ingresar al cuerpo por medio de la piel, burlando los sistemas de protección y generando enfermedades posteriores. Pero hay que considerar que, al ingerir carne de cerdo mal cocida o alimentos que presenten condiciones precarias o poco comprobables de higiene (como se ha venido mencionando) , estos son un factor de riesgo determinante para ser parte o no, de uno de los ciclos de vida de algún parásito.

Figura 2 
Figura 2. Ciclo vital indirecto en Onchocerca

De manera que, es mejor pensarlo dos veces antes de consumir cualquier alimento en la calle, ya que si se desconoce su procedencia y manejo se puede estar ingiriendo un huevo enquistado de alguna especie parásita, así como se deben tener cuidados con el lavado y preparación de los alimentos en casa, procurar una buena higiene en general, y no olvidar lavar las manos antes de ir a comer.

Cabe aclarar, para finalizar, que a pesar de todo lo expuesto anteriormente, algunos nematodos de vida libre son grupos beneficiosos para el hombre dado que la facilidad en su cultivo y su corto ciclo de vida son factores provechosos en términos investigativos, su uso como alimento para organismos acuáticos aporta materia a la industria agropecuaria, además de esto están entre los principales degradadores del suelo y cumplen un papel de gran importancia en el cumplimiento de ciclos geoquímicos, protegiendo a las plantas cuando estas se ven afectadas por otros parásitos.

Comentarios

comments